Programa de Nuevas Tecnologías de la Información y de la Comunicación
(P.N.T.I.C.)
 

Unidad 1ª: El descubrimiento de dos niveles de realidad distintos y complementarios.

6. Ideas para una síntesis

El término "ámbito" designa tres tipos de realidades distintas:

1ª Los seres personales. Por ser corpórea, una persona puede ser delimitada, pesada, asida, situada en un lugar determinado..., lo mismo que un objeto. Por ser espiritual y estar dotada de poder creativo, una persona no está nunca configurada del todo, funda relaciones con las realidades del entorno, ofrece unas posibilidades y recibe otras, crea un "mundo" propio en torno a sí. Al actuar de este modo, abarca cierto campo. Cuando vemos por primera vez a un ser humano, captamos su volumen corpóreo, pero lo que abarca como persona se nos escapa. Debe, pues, ser caracterizado como un "ámbito de realidad", o sencillamente, un "ámbito".

Las realidades que albergan posibilidades de acción. Hay realidades que no son objetos pero tampoco sujetos. No tienen la capacidad creadora de las personas, pero no se reducen a objetos pasivos. Ofrecen al hombre posibilidades para actuar con sentido y pueden establecer con él una relación reversible de mutuo influjo. Pensemos en una institución, un tablero de ajedrez, un campo de deporte, una red vial, un instrumento musical, un barco, un avión, el mar, el lenguaje, una obra de arte...(9)

Los campos de relación que se fundan entre las realidades "ambitales" -anteriormente aludidas- cuando entreveran sus posibilidades y dan lugar a un encuentro. Dos novios se comprometen en matrimonio y crean un hogar, un campo de juego común, de encuentro, de mutua ayuda y perfeccionamiento personal. Ese hogar es, en todo rigor, un ámbito de realidad.

Los ámbitos no son producto de una actividad fabril, sino fruto de un ensamblamiento de dos o más realidades que tienen cierto poder de iniciativa y operan con libertad o, al menos, con cierta capacidad de reacción. Todo intérprete, por ejemplo, siente que su instrumento responde a su acción sobre él de una forma peculiar, de modo que se establece entre ambos una corriente de mutua influencia, una experiencia reversible o de doble dirección.

Al ser fruto de un encuentro, estos ámbitos no son objetos de los que se pueda disponer. Son realidades que piden un trato respetuoso, aunque no igualitario.

  • El intérprete no puede tratar a su instrumento como un objeto, un mero medio para producir unos sonidos. Debe considerarlo como el medio en el cual tiene lugar el entreveramiento entre él y la obra interpretada.

  • Los novios son libres para decidirse a crear un hogar. Una vez que lo han creado, no pueden disponer de él como si fuera el producto de un proceso de fabricación.

El conocimiento de los ámbitos es decisivo para precisar los diferentes modos de unidad que puede crear el hombre con los diversos seres de su entorno. Y, como esta creación de unidad está en la base del desarrollo humano, el concepto de ámbito resulta ineludible para conocer y valorar como es debido al ser humano.

9 En mi Estética de la creatividad, Promociones Publicaciones Universitarias, Barcelona 1987, 2ª edición, págs. 163-269 (nueva edición en Rialp, Madrid, en prensa), analizo el carácter "ambital" de diversas realidades y acontecimientos de la vida cotidiana: hoteles, claustros, plazas, calles, tiendas, castillos...; la consagración de un templo, la proclamación de un presidente, la inauguración de una red vial, la configuración de los estilos artísticos...


Internet


Internet
Netscape Communicator - Resolución 800x600 - Fuentes grandes

Última modificación: