GALAXIAS Y ESTRUCTURAS A GRAN ESCALA DEL UNIVERSO

© Manuel Rego

 
LAS GALAXIAS: Masas  

Utilizando los métodos descritos anteriormente podemos medir fácilmente la velocidad a diferentes distancias del centro de una galaxia espiral y construir con los datos obtenidos la llamada curva de rotación. En la figura 9 observamos un pico que corresponde al núcleo de la galaxia seguido de una parte plana, donde la velocidad es constante, que se extiende a las regiones más externas y menos luminosas de la galaxia. Este resultado, una vez interpretado con ayuda de las leyes de la gravitación de la mecánica clásica, muestra la existencia de una gran cantidad de materia en las regiones externas de la galaxia, que ha de ser oscura, ya que la luminosidad disminuye con la distancia al centro. El estudio de la naturaleza de la materia oscura es uno de los grandes objetivos de la física actual. Puede estar constituida por agujeros negros, estrellas marrones, grandes planetas, etc., en definitiva por materia ordinaria o bien por partículas más o menos exóticas. Es importante en Cosmología porque la elección del tipo de universo depende fuertemente de que seamos capaces de identificar y evaluar la materia existente y su densidad.

La curva de rotación es también un instrumento para determinar la masa total de las galaxias espirales. Son tan grandes que conviene utilizar como unidad la masa del Sol (unas 333 000 veces la masa de la Tierra). En general los valores están comprendidos entre 6 mil millones y dos billones de masas solares. Con un método un poco más complicado calculamos las masas de las elípticas, que varían entre seis mil millones y dos billones de masas solares.

 
CUASARES