ALBADAS


Las albadas son coplas dedicadas a los recién casados o novios que las rondallas de la localidad realizaban con motivo de alguna boda. Las realizaban los mozos por la noche y los novios daban dinero , bebida o viandas para que pudieran hacer una merienda. Las canciones eran más o menos respetuosas según lo que el novio entregaba a los rondadores.

Si los recién casados eran viudos se les daba una cencerrada , en la que se les cantaba acompañando las canciones con cencerros u otros instrumentos de parecida sonoridad.

1.- Yo les doy la enhorabuena,

a estos dos recién casados,

que Dios los haga felices,

y que vivan muchos años.
 
 

Vivan el novio y la novia,

y el cura que los casó,

el padrino y la madrina,

los invitados y yo.



 
 
 
 

A este novio yo le pido,

que la tenga bien tenida,

que la han tenido sus padres,

en el corazón metida.


 

Vaya un punto filipino,

para buscar señorita,

que la ha sabido buscar,

graciosa, noble y bonita.
 
 

Lo primero es cortesía,

lo segundo es atención,

les damos la enhorabuena,

mis compañeros y yo.


 

Bendita sea esta casa

y el albañil que la hizo,

por dentro tiene la gloria

y por fuera el paraíso.







Al terminar la comida,

saludar es mi deber,

a los novios y padrinos,

y todos en redondel.
 
  Estos son algunos ejemplos de jotas que se cantaban en dichas albadas y de las que mi abuela tiene muchas más.

Volver a recuerdos