SEMANA SANTA

Desde el día de Jueves Lardero y durante toda la cuaresma las chicas de diez a catorce años salían a pedir por las calles para el Señor. Las niñas salían a pedir todos los viernes y domingos, para pedir decían: "Ave María una limosma para alumbrar al Señor"

El día de San José se encontraban a las mujeres y les cantaban unas canciones que decían:

"Estas niñas salen

con devoción y con fe

a recorrer todo el pueblo,

el día de San José.

A pedir una limosna

a las devotas del Santo,

para alumbrar al Señor

el día de Jueves Santo.

"Pa" decir a esa devota

que su limosna nos dé

que vea por muchos años

el día de San José

 

Si se encontraban a un mozo le cantaban:

"Echa la mano la bolsillo,

mozo no seas cobarde,

somos hijas del Santísimo

y queremos alumbrarle.

Ya nos ha dado limosna,

por su mano poderosa,

Dios, le de salud y gracia

y que pronto le de novia.

Somos unas abejitas

que vamos de flor en flor

a pedir una limosna,

para alumbrar al Señor.

El día del Domingo de Ramos era el último día que las muchachas iban a pedir, y ese día las niñas cantaban lo siguiente:

"Por hoy estas niñas cesan

de su cristiana labor,

a pedir al vecindario

para alumbrar al Señor.

Ya no hacemos más salidas

tan felices y halagüeñas.

ya no os molestaran más

estas niñas pedigüeñas.

Lo que estos domingos disteis

ya lo hemos entregado,

pero algo también nosotras

queremos haber ganado.

Ganaremos lo que hoy

nos deis como fin de cuentas,

sea poco o sea mucho

nosotras siempre contentas.

Pero algo debéis de darnos,

después de tantas campiñas

que ha cantar sólo de balde

no han aprendido estas niñas."

Con el dinero recaudado por las mozas en este último día, se hacía una merienda para todas ellas unos días después de la Pascua.

El día de Jueves Santo, las chicas iban a limpiar unos candelabros muy grandes de metal que había en el "monumento" al Señor de la Iglesia. Las muchachas limpiaban la cera, arreglaban las velas...

Por la tarde iban a misa y allí cantaban el lavatorio:

"Cual humilde y amoroso

tomó una blanca toalla,

el Señor y puesto al hombro

una vacía con agua.

Pusose a los pies de Pedro,

el Señor para lavarle

y al punto arrojose al suelo

diciendo: " Maestro amado"

Le miro el Señor y dijo:

"Si no te dejas lavar

no me tendrás por amigo,

y menos podrás gozar"

Al punto arrojose al suelo

diciendo: " Lava mis pies

y todo mi cuerpo lava,

Señor, aquí me tenéis.

Os pido mi redentor

aunque tan ingrato he sido,

me escuchareis si os pido

misericordia Señor."

Después se cantaban las virtudes, que decían así:

"De las virtudes a no dudar,

y la más bella es la caridad.

Y Dios el premio mejor dará,

al que tuviere más caridad.

El pobre y desvalido

que implora compasión,

¡Oh! fieles no olvidemos

que hermano nuestro es

y que de socorrerle

tenemos el deber.(Bis)

El que da su perfume a las flores,

y a las aves su rápido vuelo.

El que da su hermosura a los cielos

por el hombre a morir fue a la cruz.

 

Entre turbas furiosas le aclaman

y entre voces y grandes tumultos,

carcajadas, blasfemias e insultos

por doquier se escuchan allí.

Y María que ha su hijo buscaba,

en la cruz le ve ya casi muerto,

de sudor y de sangre cubierto

hasta el monte calvario subir.

Después se iba en procesión hasta la ermita del pueblo se cantaban las siguientes canciones:

Vamos al calvario,

vamos almas tiernas,

vamos y veremos

divinas finezas.

Veréis a Dios hombre

que hizo cielo y tierra,

sujeto a la muerte

por las culpas nuestras.

(Estribillo)

En el huerto orando,

con mucha tristeza

Le veréis pidiendo

perdón y clemencia.

(Estribillo)

Padre mío -dice-

si posible fuera

este amargo cáliz

Yo no lo bebiera.

(Estribillo)

Pero no se haga

lo que yo dijera

hágase tan sólo

la voluntad vuestra.

(Estribillo)

Viendo que su padre

no le da respuesta

conoce que quiere

que su hijo muera.

(Estribillo)

Cuando se volvía de la ermita se cantaba esta otra canción:

No, no, no más pecar mi Dios

que yo me arrepiento de veras

sólo por ser quien sois vos

De la corona de tu cabeza

mis pensamientos las causas son.

Yo fui aquel que tantas veces

tu cabeza traspasé.

(Estribillo)

Esos tus ojos, son de justicia

mi vanidad los eclipsó,

y aunque ellos están abiertos

me incitan a contrición.

(Estribillo)

Esas tus manos ensangrentadas,

y taladradas por nuestro amor

y aunque ellas están abiertas

para abrazarme Señor.

(Estribillo)

¡Oh! dura lanza, como te atreves

a abrir el lado del Salvador

mas ¡Ay! Dios de mis amores

me hirieron el corazón

(Estribillo)

Esos tus pies tan oprimidos

y malheridos por nuestro amor

y aunque ellos estén clavados

van buscando al pecador.

El día de Viernes Santo cuando se acompañaba a la Virgen iban cantando la Carrera. Se le llamaba así porque trataba toda la pasión y muerte de Jesucristo, desde la oración del huerto hasta la muerte en la cruz. Luego en la ermita se escenificaba.

El día de la Pascua tocaban a gloria y ya todo era alegría. Los hombres salían con la resurrección de procesión. Las mujeres cantaban en la Iglesia lo siguiente:

"Jóvenes con humildad

coged a esa imagen bella,

dentro de pocos momentos

va a encontrarse con su estrella.

Rica piedra, tierna rosa,

Lirio de pureza casta

Y al coro de Santidad

para la gloria acompaña.

Flor resplandeciente

en ti confiamos

no nos desampares,

cuando a ti acudamos.

Himnos de alabanza

júbilo y contento

cantando a María

vamos a su encuentro (bis)

Cuando se salía a la plaza porque venía ya la resurrección por la barrera (calle que va rodeando al pueblo por la parte exterior de las murallas) se cantaba los siguiente:

"Por allí viene Jesús,

por aquí viene María

háganles paso, Señores,

que se vea en este día.

Levanta tus ojos madre

y mira con regocijo

que el que viene allí a lo lejos

es tu Santísimo hijo.

Se acabó tu soledad

ya tus lutos han cesado,

por que el hijo que perdiste

viene allí resucitado."

Luego se paraba en la barrera y en dos mesas se colocaban a Jesús y a María. El señor Alcalde le quitaba el velo a la Virgen y se proseguía la procesión hasta la Iglesia. Entonces se les cantaba:

"Pero antes quitadle el velo

que es un luto muy pesado

y cantemos a la Virgen

y a Jesús resucitado.

Te acompáñamos el viernes

que estabas tan afligida

y ahora estamos a tu lado

en estas Pascuas Floridas.

Prosiga la procesión

y vamos a nuestro templo

a oír la sagrada misa

dando a todos buen ejemplo.

Tiéndenos hoy madre mía

tu mirar tan regalado

y bendice a nuestro pueblo

que siempre estuvo a tu lado.

Acogenos hoy Señora,

en los pliegues de tu manto

y extiende tu protección

por estos fértiles campos

Después de la misa las niñas que habían ido pidiendo en la cuaresma daban las gracias a todos los asistentes y el alcalde les daba dinero para la merienda.

"Felicitamos las Pascuas

al Señor cura el primero,

que nos enseña doctrina

y el camino para el cielo.

También al predicador

felicitamos gozosas,

por habernos animado

con sus pláticas hermosas.

También hoy felicitamos

al muy digno sacristán

porque ha entonado la misa

con mucha solemnidad.

También hoy felicitamos

al dignísimo Sargento,

de nuestra Guardia Civil

y al ilustre Ayuntamiento

Y ya que estamos dispuestas

a esparcir saludos mil,

también hoy felicitamos

al respetable aguacil.

 

Volver a recuerdos